Guarderia ¿sí o no? Tú decides.

Por: Mónica Zárate

Anteriormente era muy juzgado el hecho de inscribir a un bebé pequeño en la guardería, ya que el cuidado y el amor materno se consideraba lo único e indispensable para su crecimiento y desarrollo. No obstante, los tiempos han cambiado.

En la actualidad existen más mujeres trabajadoras que son el sostén de la casa y aunque algunos bebés tienen la bendición de ser cuidados y atendidos por sus abuelitos o algún otro familiar, existen otros que definitivamente tienen que ser ingresados a estos establecimientos para su cuidado.

Las estancias infantiles para el cuidado de nuestros hijos no solo son una excelente opción para madres trabajadoras, también lo son para fomentar el desarrollo, convivencia y aprendizaje de nuestros bebés desde muy temprana edad.

Lo cierto es que el primer año del niño es de los más importantes en su vida. Es un año en el que los bebés aprenden a enfocar la vista, a alcanzar, explorar y aprender sobre las cosas que los rodean.

En los primeros momentos de la vida de un niño, los padres y cuidadores son los principales artífices del entorno y el desarrollo cerebral del niño. Las herramientas que utilizan constituyen la base del compromiso parental, estas incluyen hablar, jugar, leer, cantar y también amar.

En las estancias infantiles, los pequeños están en manos de profesionales que les enseñan y orientan en el aprendizaje de nuevas habilidades, también los ayudan a comenzar su inserción social de manera respetuosa al convivir con más bebés y/o niños. Así que siéntete segura y tranquila al pensar en que tu hijo estará en buenas manos mientras tú trabajas, estudias, descansas o haces tus quehaceres y actividades cotidianas.

Es maravilloso que un bebé sea cuidado por su madre, pero recuerda que también el llevarlo a una guardería de manera ocasional o rutinaria tiene sus grandes beneficios.

Yo entiendo que el mandar a tu hij@ a una guardería es una decisión sumamente difícil. Cuesta pensar que existen personas capaces de cuidar a tu bebé, porque como sabemos, el amor y cuidado de mamá es único. Sin embargo, si tienes dudas recuerda que hoy en día, las autoridades competentes exigen ciertos requisitos para que una guardería opere de manera legal. Se requiere que los empleados de una guardería se sometan a una verificación de antecedentes, con fin de garantizar que no pondrán en peligro a los niños, también se les solicita certificaciones de primeros auxilios. Además la ubicación elegida para una guardería debe ser segura. Antes de poder emitir un permiso, la institución gubernamental correspondiente y los inspectores locales inspeccionan la ubicación potencial de la guardería, a fin de garantizar que cumple con los requisitos del estado y los reglamentos de seguridad e incendios. Entre otros requisitos más.

Si decides inscribir a tu bebé en una estancia infantil, asegúrate que cumpla con la normativa y permisos correspondientes para garantizar el bienestar de tu bebé y tú poder tener la tranquilidad de que ante cualquier situación, tu pequeñit@ se encuentra en buenas manos.

Un bonito y muy importante consejo que te doy es que busques encontrar el equilibrio para compaginar la vida laboral, social y familiar para que hagas tu vida, disfrutes tu vida y hagas feliz a tu bebé.

 

Referencias bibliográficas:

https://www.unicef.org/peru/sites/unicef.org.peru/files/2019-01/La_primera_infancia_importa_para_cada_nino_UNICEF.pdf