Ocupación: Madre de tiempo completo

Por: Mónica Zárate

Desafortunadamente, en pleno siglo 21 y casi a mitad del año 2021, nuestra labor de madre sigue siendo subestimada. Y es que para muchos el hecho de estar en casa con nuestros hijos ”’es sinónimo de ‘’no hacer nada’’. 

Mi pregunta es: ¿por qué un trabajo que no respeta horarios, que no entiende de enfermedades o estados de ánimo, que no paga sueldo, no ofrece días de descanso, no vacaciones, no aguinaldos, etcétera, les parece cosa fácil?

Muchos no saben, pero el ser madre de tiempo completo es dejar de cuidar tu cuerpo como lo hacías antes. Es sacrificar tus gustos y aficiones porque ahorita ‘’no hay tiempo’’, es pausar tu vida social, laboral e incluso familiar. Es despertar sabiendo que tus pocas horas de sueño no han sido suficientes, pero eso no importa porque tu día empieza y empieza muuuuy temprano, ser madre es tener esas eternas ojeras invadiendo tu cara, esas que difícilmente las borra el maquillaje. Ser madre de tiempo completo es darte cuenta que las labores no terminan, que la ropa sucia siempre va a estar sucia y que esas lavadoras nunca dejarán de trabajar. Ser madre es que aunque necesites algo de tiempo para ti, es imposible si ese bebé quiere jugar, comer, llorar, dormir en tus brazos, etc. Ser madre es no poder relajarse y despreocuparse porque en cuestión de segundos ese pequeño nuevo conocedor y explorador del mundo en segundos podría hasta incendiar tu casa.

La verdad es que no demérito ninguna profesión u oficio, jamás he sido carpintero, arquitecto ni electricista, no soy capaz de imaginar la labor que eso implica, lo único que anhelo es que algún día el dedicarle todo el tiempo a nuestros hijos tenga el mismo valor que cualquier otra ocupación, porque aunque económicamente no somos remuneradas, nuestro trabajo y esfuerzo cuenta.

Solo nosotras sabemos cuán difícil, cansado, abrumador, estresante y/o agotador resulta la maternidad, pero lo bonito de esto, es que entonces somos pocas las personas en el mundo capaces de conocer a fondo lo que es el sacrificio, lo que es el amor puro dando todo, sin esperar nada a cambio.

Además la paga que recibimos es la más bonita de todas. Un beso, un abrazo con mucho amor por parte de nuestros bebés que crecen sanos y fuertes gracias a nosotras, es lo más hermoso y gratificante del mundo, eso basta y sobra.

Si cuidas a tus hijos de tiempo completo por elección propia o si lo haces porque no tienes otras alternativas, está bien, no te desgastes en hacer entender a los demás lo complicado que es tu trabajo, aunque en el fondo queramos recibir el reconocimiento que merecemos, mejor intentemos pensar en que no tiene que importar lo que los demás hablen, hagámoslo todo con amor porque nuestra premio es muy grande. En vez de intentar cambiar pensamientos o mentalidades, enfócate en lo tuyo, aprende a darte tu valor y búscate una recompensa, créeme que la mereces.

Yo y todas las mamás del mundo te valoramos a ti y a tu esfuerzo y sabemos que el trabajo de una madre no cualquiera lo hace.

La gente trabaja por dinero, las madres de tiempo completo trabajamos por amor, porque el crear vida no empieza y termina en tu vientre, el crear vida también es criar, querer y cuidar de ellos.

 

Velvet bow: Burgundy