Sobreviviendo al ”qué dirán”

Por: Mónica Zárate

Todos los seres humanos somos diferentes en cuerpo y mente, ideologías y creencias, entonces me pregunto, por qué deberíamos criar de la misma manera? Por qué hay cosas que están bien y cosas que están mal en la crianza? Por qué somos juzgadas por la alimentación que les damos a nuestros hijos? Por qué somos juzgadas si salimos a trabajar y dejamos a nuestro bebé en casa o por qué somos juzgadas si decidimos dedicarle tiempo completo a la maternidad? Por qué existen madres que juzgan a otras madres?

TODAS hemos sido enjuiciadas por aquello que hacemos o no hacemos como los demás lo esperan. También muchas veces nos hemos limitado a expresarnos como queremos ante la sociedad, porque de manera inconsciente siempre buscamos esa aprobación, procuramos vernos bien y poder encajar ante ”la sociedad”, pero, de eso se trata la vida? De fingir y vivir una vida que no nos corresponde? De intentar hacer feliz a la gente dándoles lo que ellos quieren recibir de nosotros?

Mientras actuemos por amor, siempre respetando y atendiendo las necesidades de nuestros hijos, dejemos que la gente hable, en vez de prestar atención a lo que dicen, escuchemos lo que realmente importa y con esto me refiero a poner atención en nuestros hijos, en su bienestar y felicidad.

A continuación te diré algunos consejos que te ayudarán a sobrevivir al ‘’qué dirán’’:

  1. Actúa según tus propios principios y valores. Que nadie te diga qué hacer y cómo hacerlo, tú sabes qué es lo correcto para ti y tus hijos. Está bien aceptar consejos de los demás, pero recuerda que la última palabra la tienes tú.
  2. Aprende a aceptar consejos y evade críticas. Escucha a la gente que sabe y que en base a su experiencia te quieren ayudar dándote algunos cuantos consejos, y si te funcionan, perfecto. Sin embargo, todo comentario que te digan con el fin de herirte o juzgarte, ignóralo, tú eres más fuerte de lo que crees, tú puedes aprender a evadir lo que no te sirve, no te claves.
  3. No intentes darle el gusto a las personas. Si mantienes a tus hijos en casa, eres una madre sobreprotectora, pero si decides mandarlos a la guardería, eres una desobligada. Si lactas te critican y si no lo haces, también. Si te arreglas y te maquillas eres una mala madre por descuidar a tu bebé, pero si no te maquillas ni te peinas eres una madre desordenada y fachosa. Y ni hablemos del peso porque tampoco en eso le damos gusto a nadie. Si engordas ”que gorda te pusiste, te cayó mal la maternidad” pero si enflacas ”qué te hiciste, te estás acabando”.  Really??? Quién l@s entiende!
    Hagas lo que hagas SIEMPRE van a hablar, así que elige hacer lo que TÚ QUIERAS Y SÉ FELIZ.
  4. Trabaja en construir una mejor autoestima. Aprende a darte el valor como madre que mereces, valora el esfuerzo que haces al levantarte y sacar lo mejor de ti para tus hijos. Quiérete y aplaude tu esmero y tus logros. Te aseguro que si te enfocas en aumentar tu autoestima, dejarás a un lado los comentarios y habladurías y empezarás a vivir tu vida a tu manera sin importar el ”qué dirán”

 

Con cariño para todas esas mujeres como yo, que desde antes de ser madres ya pensábamos en el ”qué dirán”. Me ha costado pero ahora puedo decir que vivo una maternidad en plenitud, la disfruto y no me clavo en lo que dice la sociedad. Inténtalo, tú también puedes lograrlo. Un fuerte abrazo.