Swaddling

Swaddling, envolver en taquito o burrito a tu bebé, es una técnica que tiene muchos beneficios tanto para ti como para él.

Al envolverlo hacemos que el recién nacido recuerde lo que era estar dentro del vientre de mamá, que se sienta más tranquilo, que pueda conciliar mejor el sueño, disminuir periodos de llanto e incluso aminorar los cólicos del lactante y además logramos aumentar la duración de las siestas por el día y por la noche.

Como sabemos, un bebé dentro del útero está ”acogido”, en un espacio pequeño en posición fetal, en un ambiente cálido y muy confortante para él.

Al dar a luz, los recién nacidos enfrentan grandes cambios importantes y muy significativos para ellos. En el exterior hay mucha luz, más ruido y ellos tienen mayor libertad de movimiento en sus extremidades. El exterior es un mundo nuevo al que tu bebé tiene que adaptarse y eso es complicado y en ocasiones estresante para el nuevo miembro de tu familia.

Si hacemos la transición del útero al exterior más lenta, es decir, mantenerlos envueltos con una manta swaddle al dormir, les daremos algo de esa seguridad y confort así como lo experimentaban en el vientre materno, ya que con el swaddling permanecerá con cierto límite de movimiento que lo harán sentir más apretadito y recordará lo que era estar dentro de mamá.

Es una técnica segura si se realiza de manera correcta utilizando la manta adecuada y haciendo la técnica swaddling de manera correcta.

Al hablar de ”manta adecuada” nos referimos a utilizar una manta que sea suave, elástica, hipoalergénica como lo es el algodón y el bambú y a la vez amigable con el medio ambiente, las mantas hipoalergénicas te ayudarán a evitar lesiones como el sarpullido o ronchitas en la piel del bebé. En específico, las telas de bambú son antimicrobianas, o sea, que con esto evitaríamos la afectación de la piel del bebé con algún hongo o bacteria. Idealmente la manta swaddle tiene que ser transpirable y fresca para evitar sudoración e incomodidad en el recién nacido.

Todas estas características están presentes en todas las mantas swaddle de LeaRoo.

¿Cómo hacer swaddling? El swaddling se realiza haciendo un pliegue en forma de V en la manta, colocar al bebé en el centro con la cabeza por arriba del pliegue de la tela, posteriormente mantener el brazo derecho del bebé ligeramente flexionado sobre su cuerpito y cubrirlo con el lado derecho de la tela pasándola por debajo de su cuello y envolver al bebé colocando la manta por debajo de él. Después hacemos el mismo procedimiento del lado contrario.
La técnica correcta es haciendo cierta presión en la parte superior y dejando las extremidades inferiores más libres, colocar la manta en esa parte más holgada que en la parte del pecho pancita y brazos del bebé.

Es importante dejar de hacer swaddling antes de que el bebé adquiera la habilidad de girarse, esto regularmente sucede entre los 4 y 6 meses de edad (pero esto no es una regla, recuerda que todos los bebés se desarrollan a su propio ritmo).

Algunos bebés prestan algo de resistencia al momento de envolverlos en taquito, sin embargo, aún así debemos de seguir intentando hasta que el bebé encuentre esa tranquilidad y paz que le brinda el swaddling.

El swaddling lo puedes realizar desde el día uno de nacido de tu bebé y en todas sus siestas tanto de día como de noche. Cabe mencionar que sí puedes iniciar a hacer esta técnica en cualquier momento, es decir, si no envolvías con una manta swaddle a tu bebé los primeros días o meses de vida, puedes comenzarlo en cualquier momento, es probable que tu bebé rechace estar en esta posición, solo es cuestión de intentarlo hasta que se logre acostumbrar a estar enrolladito en forma de burrito.

Créeme que si pones en práctica todo esto, tanto tú como tu bebé dormirán y descansarán MUCHO mejor.

 

Si haces swaddling, hazlo con AMOR.
LeaRoo

*Esta información es presentada por la doctora Irene Lozano, pediatra neonatóloga. Ella confirma y respalda la filosofía de LeaRoo.

1 Comment to “ Swaddling”

  1. […] Podrás consultar más información sobre la técnica swaddling aquí. […]